Como hemos visto anteriormente los préstamos con ASNEF pueden trabajar a través de dos tipos de amortización distintos. A continuación vamos a ver qué tipos de amortización son estas y qué diferencia hay entre cada una de ellas.

Devolución americana o en carencia

La amortización americana es aquella en la que durante toda la vida del préstamo tan solo se pagan cuotas de intereses, y por tanto del capital se devuelve al final de la vida del préstamo en un solo pago.

La ventaja principal de este tipo de amortización es que durante toda la vida del préstamo las cuotas son significativamente más bajas respecto a amortizar el préstamo mediante el sistema francés.

Este tipo de amortización es ideal si el cliente tiene la previsión de recibir dinero en el futuro, dinero que puede utilizar para devolver el capital del préstamo (por ejemplo dinero de una herencia, resoluciones judiciales a su favor, créditos pendientes de pago a su favor…). En un préstamo de tipo americano la última cuota consta del último pago de intereses más el pago total del capital prestado.

Devolución francesa o en amortización 

La amortización francesa es el tipo de amortización de préstamos más utilizada a nivel europeo, siendo aquel tipo de amortización que reúne en una sola cuota los intereses y el capital. Aunque las cuotas mediante amortización francesa son siempre iguales, se empieza devolviendo mayor parte de intereses al inicio del préstamo que al final, aumentando de forma proporcional el porcentaje de capital del que consta la cuota a medida que pasa el tiempo.

A diferencia de la amortización americana, mediante una amortización francesa de un préstamo las cuotas son siempre lineales y no existe pago final de capital, ya que este capital ya se ha devuelto durante la duración del préstamo.

Devolución de los préstamos con Asnef
Devolución de los préstamos con Asnef

Cuotas 

Además del tipo de amortización, cuando un cliente solicita un préstamo con ASNEF también es libre de elegir la periodicidad de las cuotas, pagando de forma mensual, trimestral o semestral. 

Los pagos semestrales son perfectos para autónomos y pequeñas empresas que trabajan de forma estacional, por ejemplo en el sector turismo.

Diseñando la devolución del préstamo de forma semestral el cliente no tiene que estar pagando cuotas en periodos del año donde los ingresos son muy escasos o nulos: la devolución del préstamo se concentra en dos pagos al año realizados cada seis meses según le convenga al cliente.

Los préstamos con ASNEF permiten diseñar la devolución del préstamo según las necesidades personales de cada solicitante. De igual modo también es posible devolver el préstamo mediante cuotas trimestrales (4 pagos al año, uno cada tres meses) y por supuesto también es posible acogerse al tipo de cuota más común, la mensual. Además de poder diseñar el tipo de cuota, si durante la fase de estudio así se determina, es posible acceder a periodos de carencia: recibir el dinero pero no empezar a devolverlo hasta (por ejemplo) el año siguiente.